Mundos paralelos

Y a veces, perpendiculares…